El perro de Rosa y Roque no tiene rabo, porque Ramón Ramírez se lo ha cortado.